Entry: entre las flores de fuego y los nidos de los arboles Thursday, March 16, 2006



nada de zarandajas que diria antaņo una abuela

cocinando la tierra

estoy harto de morirme de pie

a la pata  coja

como cansa esa sonrisa del mar

todo el puto dia indiferente

de igual a igual con el tiempo, los dias

espuma, pura espuma

y tu rezando como tirando piedras

y da gracias al dios que te venga en gana

que aun nieva sin contar contigo pero tampoco en contra

Y asi con los labios hinchados

de silbar al perro del dolor

llega la noche y llega la primavera

y la inmensa fatiga de poner nombre al mundo

como quien viste una muņeca

hace efectivamente como tu decias

insoportable tanta levedad.

Perdonar, pasa una vaca por mi memoria

y la vida es un imparable tren de mercancias.

   0 comments

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments